domingo, 21 de marzo de 2010

5ª Domingo de Cuaresma: Vete y no peques más.

Nos acercamos a la celebración de la Semana Santa. Durante todo este tiempo hemos ido realizando un camino de CONVERSIÓN, de LIBERACIÓN. Hoy Jesús nos viene a mostrar que es posible una sociedad nueva, libre de ataduras psicológicas y materiales. Para lograrlo nos propone un camino concreto: no estar apegados a la ley por la ley, sino a abrir nuestro corazón para amar.
En una sociedad como la nuestra, al igual que en tiempo de Jesús, los hombres ponemos leyes, normas para facilitar la convivencia y poder vivir en paz. A veces somos tan quisquillosos que nos mostramos intransigentes. Otras se nos olvidan o las saltamos a la torera. Lo mismo sucedía cuando le presentan a Jesús la adúltera. Ellos pretenden aplicar la ley a los demás. ¡Qué fácil es juzgar a los demás y echarles la culpa! Siempre con la misma actitud, juzgar a los demás.
Jesús no nos juzga, nos hace ver dentro de cada uno, y después simplemente nos acoge. No juzga, no castiga, no impone penitencias, sino que, conociendo cada una de nuestras realidades, nos acepta como somos y, confiando en nosotros, nos invita libremente a no caer en los mismos errores y a cambiar. Es el mismo proceso que hemos ido haciendo durante este tiempo cuaresmal, y cómo no, esta última semana. “YO TAMPOCO TE
CONDENO. ANDA Y, EN ADELANTE, NO PEQUES MÁS”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario