lunes, 21 de diciembre de 2009

Feliz Navidad

Con esta entrada quiero felicitar la Navidad a todos aquellos que visitais este blog, especialmente a mis alumnos y alumnas, y que me animais a seguir con el.
Espero que el 2010 nos traiga muchas alegrias y mucho trabajo juntos.
De todo corazón : Feliz Navidad y Prospero 2010
Aprovecho también para comunicaros que por problemas informáticos (tengo que llevar el ordenador a arreglar) estas Navidades no actualizare demasiado el Blog. Espero volver con el ordenador arreglado y con mi cabeza descansada para seguir ampliando contenidos.
Un abrazo a tod@s

domingo, 20 de diciembre de 2009

Visita al Museo del Prado

Como estas no son fechas para poner trabajo en el Blog, os propongo una visita virtual al Museo del Prado. Allí podréis descubrir alguna de sus obras más conocidas explicadas por unos simpáticos personajes: Visita el Museo del Prado

viernes, 18 de diciembre de 2009

Adviento: Isabel y María unidas en el Espíritu


Lucas 1, 39-45
María ha encendido la lámpara de la confianza y del Amor.
Con su SÍ a ser la madre de Jesús, cambió el destino de la humanidad. Y estaba muy contenta. Por eso cuando recibió la maravillosa noticia, no pudo guárdasela para ella sola. Y se puso enseguida en camino para ir a servir y ayudar.
Una de las cosas que hizo fue ir a ver a su prima Isabel que también esta embarazada... y era muy mayor. Estuvo unas semanas con ella, y así le ayudaba a limpiar la casa, a hacer la comida... pero también tuvieron tiempo para hablar de Dios.
Imagina que te pasa a ti... que, sin esperarlo, suena el telefonillo del portero automático, y escuchas la voz de tu mejor amigo. Seguro que tu corazón da un brinco de alegría: “¡Qué
sorpresa!" exclamamos. Y si nos dice:
"Subo ahora a verte" volvemos a saltar de alegría, y esperaremos impacientes a que suba el ascensor, para poder saludarle y darle un fuerte abrazo.
Pues Jesús, el mejor amigo... ya está a punto de llegar... Casi ha cogido el ascensor porque la Navidad está muy cerca.
María tiene abiertas de par en par las ventanas de su corazón. Así la inmensa claridad de Dios iluminarla con fuerza. Está preparada para la llegada de su Hijo... porque dedica su tiempo a ayudar a los demás.
¡Viendo a María también nosotros podemos aprender a servir a los demás!

jueves, 17 de diciembre de 2009

Diptongos e hiatos



Os propongo una página donde podréis repasar ejercicios relacionados con la sílabas, los diptongos y los hiatos.
Es un tema complicadillo así que esforzaros un poco y... seguro que en volver de Navidades sacareis buenas notas.

Diptongos e Hiatos

Carta del Jefe Indio Seattle



El siguiente documento es uno de los más preciados por los ecologistas, se trata de la carta que envió en 1855 el jefe indio Seattle de la tribu Suwamish al presidente de los Estados Unidos Franklin Pierce en respuesta a la oferta de compra de las tierras de los Suwamish en el noroeste de los Estados Unidos, lo que ahora es el Estado de Washinton. Los indios americanos estaban muy unidos a su tierra no conociendo la propiedad, es más consideraban la tierra dueña de los hombres. En numerosos ámbitos ecologistas se le considera como "la declaración más hermosa y profunda que jamás se haya hecho sobre el medio ambiente".

Así Termina la Vida y Comienza la supervivencia


Carta del Jefe Indio Seattle

El Gran Jefe de Washington manda decir que desea comprar nuestras tierras. El Gran Jefe también nos envía palabras de amistad y buena voluntad. Apreciamos esta gentileza porque sabemos que poca falta le hace, en cambio, nuestra amistad. Vamos a considerar su oferta, pues sabemos que, de no hacerlo, el hombre blanco podrá venir con sus armas de fuego y tomarse nuestras tierras. El Gran Jefe de Washington podrá confiar en lo que dice el Jefe Seattle con la misma certeza con que nuestros hermanos blancos podrán confiar en la vuelta de las estaciones. Mis palabras son inmutables como las estrellas.

¿Cómo podéis comprar o vender el cielo, el calor de la tierra? Esta idea nos parece extraña. No somos dueños de la frescura del aire ni del centelleo del agua. ¿Cómo podríais comprarlos a nosotros? Lo decimos oportunamente. Habeis de saber que cada partícula de esta tierra es sagrada para mi pueblo. Cada hoja resplandeciente, cada playa arenosa, cada neblina en el oscuro bosque, cada claro y cada insecto con su zumbido son sagrados en la memoria y la experiencia de mi pueblo. La savia que circula en los árboles porta las memorias del hombre de piel roja.

Los muertos del hombre blanco se olvidan de su tierra natal cuando se van a caminar por entre las estrellas. Nuestros muertos jamás olvidan esta hermosa tierra porque ella es la madre del hombre de piel roja. Somos parte de la tierra y ella es parte de nosotros. Las fragantes flores son nuestras hermanas; el venado, el caballo, el águila majestuosa son nuestros hermanos. Las praderas, el calor corporal del potrillo y el hombre, todos pertenecen a la misma familia. "Por eso, cuando el Gran Jefe de Washington manda decir que desea comprar nuestras tierras, es mucho lo que pide. El Gran Jefe manda decir que nos reservará un lugar para que podamos vivir cómodamente entre nosotros. El será nuestro padre y nosotros seremos sus hijos. Por eso consideraremos su oferta de comprar nuestras tierras. Mas, ello no será fácil porque estas tierras son sagradas para nosotros. El agua centelleante que corre por los ríos y esteros no es meramente agua sino la sangre de nuestros antepasados. Si os vendemos estas tierras, tendréis que recordar que ellas son sagradas y deberéis enseñar a vuestros hijos que lo son y que cada reflejo fantasmal en las aguas claras de los lagos habla de acontecimientos y recuerdos de la vida de mi pueblo. El murmullo del agua es la voz del padre de mi padre.

Los ríos son nuestros hermanos, ellos calman nuestra sed. Los ríos llevan nuestras canoas y alimentan a nuestros hijos. Si os vendemos nuestras tierras, deberéis recordar y enseñar a vuestros hijos que los ríos son nuestros hermanos y hermanos de vosotros; deberéis en adelante dar a los ríos el trato bondadoso que daréis a cualquier hermano.

Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestra manera de ser. Le da lo mismo un pedazo de tierra que el otro porque él es un extraño que llega en la noche a sacar de la tierra lo que necesita. La tierra no es su hermano sino su enemigo. Cuando la ha conquistado la abandona y sigue su camino. Deja detrás de él las sepulturas de sus padres sin que le importe. Despoja de la tierra a sus hijos sin que le importe. Olvida la sepultura de su padre y los derechos de sus hijos. Trata a su madre, la tierra, y a su hermano el cielo, como si fuesen cosas que se pueden comprar, saquear y vender, como si fuesen corderos y cuentas de vidrio. Su insaciable apetito devorará la tierra y dejará tras sí sólo un desierto.

No lo comprendo. Nuestra manera de ser es diferente a la vuestra. La vista de vuestras ciudades hace doler los ojos al hombre de piel roja. Pero quizá sea así porque el hombre de piel roja es un salvaje y no comprende las cosas. No hay ningún lugar tranquilo en las ciudades del hombre blanco, ningún lugar donde pueda escucharse el desplegarse de las hojas en primavera o el orzar de las alas de un insecto. Pero quizá sea así porque soy un salvaje y no puedo comprender las cosas. El ruido de la ciudad parece insultar los oídos. ¿Y qué clase de vida es cuando el hombre no es capaz de escuchar el solitario grito de la garza o la discusión nocturna de las ranas alrededor de la laguna? Soy un hombre de piel roja y no lo comprendo. Los indios preferimos el suave sonido del viento que acaricia la cala del lago y el olor del mismo viento purificado por la lluvia del mediodía o perfumado por la fragancia de los pinos.

El aire es algo precioso para el hombre de piel roja porque todas las cosas comparten el mismo aliento: el animal, el árbol y el hombre. El hombre blanco parece no sentir el aire que respira. Al igual que un hombre muchos días agonizante, se ha vuelto insensible al hedor. Mas, si os vendemos nuestras tierras, debéis recordar que el aire es precioso para nosotros, que el aire comparte su espíritu con toda la vida que sustenta. Y, si os vendemos nuestras tierras, debéis dejarlas aparte y mantenerlas sagradas como un lugar al cual podrá llegar incluso el hombre blanco a saborear el viento dulcificado por las flores de la pradera.

Consideraremos vuestra oferta de comprar nuestras tierras. Si decidimos aceptarla, pondré una condición: que el hombre blanco deberá tratar a los animales de estas tierras como hermanos. Soy un salvaje y no comprendo otro modo de conducta. He visto miles de búfalos pudriéndose sobre las praderas, abandonados allí por el hombre blanco que les disparó desde un tren en marcha. Soy un salvaje y no comprendo como el humeante caballo de vapor puede ser más importante que el búfalo al que sólo matamos para poder vivir. ¿Qué es el hombre sin los animales? Si todos los animales hubiesen desaparecido, el hombre moriría de una gran soledad de espíritu. Porque todo lo que ocurre a los animales pronto habrá de ocurrir también al hombre. Todas las cosas están relacionadas ente sí.

Vosotros debéis enseñar a vuestros hijos que el suelo bajo sus pies es la ceniza de sus abuelos. Para que respeten la tierra, debéis decir a vuestros hijos que la tierra está plena de vida de nuestros antepasados. Debéis enseñar a vuestros hijos lo que nosotros hemos enseñados a los nuestros: que la tierra es nuestra madre. Todo lo que afecta a la tierra afecta a los hijos de la tierra. Cuando los hombres escupen el suelo se escupen a sí mismos.

Esto lo sabemos: la tierra no pertenece al hombre, sino que el hombre pertenece a la tierra. El hombre no ha tejido la red de la vida: es sólo una hebra de ella. Todo lo que haga a la red se lo hará a sí mismo. Lo que ocurre a la tierra ocurrirá a los hijos de la tierra. Lo sabemos. Todas las cosas están relacionadas como la sangre que une a una familia.

Aún el hombre blanco, cuyo Dios se pasea con él y conversa con el -de amigo a amigo no puede estar exento del destino común-. Quizá seamos hermanos, después de todo. Lo veremos. Sabemos algo que el hombre blanco descubrirá algún día: que nuestro Dios es su mismo Dios. Ahora pensáis quizá que sois dueño de nuestras tierras; pero no podéis serlo. El es el Dios de la humanidad y Su compasión es igual para el hombre blanco. Esta tierra es preciosa para El y el causarle daño significa mostrar desprecio hacia su Creador. Los hombres blancos también pasarán, tal vez antes que las demás tribus. Si contamináis vuestra cama, moriréis alguna noche sofocados por vuestros propios desperdicios. Pero aún en vuestra hora final os sentiréis iluminados por la idea de que Dios os trajo a estas tierras y os dio el dominio sobre ellas y sobre el hombre de piel roja con algún propósito especial. Tal destino es un misterio para nosotros porque no comprendemos lo que será cuando los búfalos hayan sido exterminados, cuando los caballos salvajes hayan sido domados, cuando los recónditos rincones de los bosques exhalen el olor a muchos hombres y cuando la vista hacia las verdes colinas esté cerrada por un enjambre de alambres parlantes. ¿Dónde está el espeso bosque? Desapareció. ¿Dónde está el águila? Desapareció. Así termina la vida y comienza la supervivencia....

sábado, 12 de diciembre de 2009

La simbiosi

Després d'uns dies en que no he pogut actualitzar el blog per tindre que corregir, posar notes, enfadar-me en vosaltres i moltes més coses, torne a posar un vídeo de C. del Medi. En el tema dels ecosistemes vam veure lo que es una relació interespecífica de simbiosi.
Al vídeo podeu veure com un peixet neteja les dent d'un altre prou més gran i que podria menjar-se'l sense cap problema...

Adviento: El camino para llegar a Jesús pasa por la Justicia.


Lucas 3, 10-18
Hoy es un día especial, es el domingo de la alegría. El Señor está muy cerca, ya viene, está muy próxima la Navidad, por eso, se nos invita a acoger la alegría que estallará en la Navidad.
Por eso, nosotros, tenemos que intentar que la Buena Noticia que nos trae el Evangelio, no caiga en saco roto.
La Buena Noticia se nos da para compartirla con los pobres y con los pequeños. Pero... ¿cómo vamos a hacerlo?
Primero hay que dejar los egoísmos, los olvidos y las costumbres que nos hacen ser perezosos. Hay que compartir de verdad y con todo el corazón que creemos en Jesús... y por eso no tenemos que dañar a nadie, ni perjudicarle.
Porque el niño o la niña que hace daño a un compañero, que le hace sufrir, que se mete con él, no está en el camino del Señor.
Además... recuerda todas las noticias que oimos durante la semana. Muchas son noticias de dolor, de pobreza, de falta de trabajo, de injusticia, de guerra... Como Juan el Bautista, tenemos
que gritar y pedir al Señor que ayude a toda esa gente que sufre. Y ponernos manos a la obra para ayudar en lo que podamos.

viernes, 4 de diciembre de 2009

Adviento: !Preparad el camino!

Isaías era un profeta (un hombre que el Señor elige para que anuncie su venida y denuncie la injusticia que Dios no quiere...hablando a través de su voz) que anunció la venida del Señor
muchos siglos antes de que naciera Jesús.
Ahora Juan el Bautista prepara la llegada de Jesús proponiendo a la gente que se bautice y que cambie de vida.
A nuestro lado hay muchas personas que nos ayudan a conocer al Señor: nos hablan de Él, nos acompañan en la catequesis o en el Cole, nos enseñan a rezar, contestan a nuestras preguntas, celebrar la Eucaristía... Y otras, sin hablar, nos muestran lo que hacía Jesús haciendo que la
vida de los demás sea mejor.
Esas personas que nos ayudan a conocer al Señor son como lámparas en nuestro camino.
Y luego... recuerda lo que decía Juan el Bautista. Nos animaba a estar todo el día reparando los caminos que encontráramos a su paso... para que estuvieran listos cuando Jesús caminara por ellos.
El “camino” que tenemos que preparar nosotros es nuestro corazón y nuestra vida. Tenemos que ver si nuestro corazón está limpio... o si está lleno de maleza, o de suciedad...
Y tenemos que repasar las cosas que hacemos. Igual hay alguna que impide que de verdad seamos amigos de Jesús.